menu
Cerrar

Hormigón impreso: qué es, ventajas, moldes, colores y precio

La popularidad del hormigón impreso no es fruto de la casualidad. Sus innumerables ventajas convierten a este revestimiento decorativo en uno de los más utilizados para cometer todo tipo de obras. Un material de construcción que es fruto de la combinación de diferentes elementos: aglomerante, agregados, agua y algunos aditivos.

El resultado de su mezcla da como resultado pavimentos de hormigón impreso y paramentos verticales que destacan por su gran dureza y resistencia, pero también por su vistosidad. Una estética de lo más atractiva que se da gracias al amplio abanico de diseños que ofrecen los moldes de hormigón impreso que se estampan sobre la superficie que se desea renovar.

¿Qué es el hormigón impreso?

El hormigón impreso es una técnica decorativa que consiste en estampar moldes sobre la superficie de hormigón fresco que imitan a la perfección todo tipo de materiales. Los dibujos, texturas y colores que se pueden obtener son infinitos.

El hormigón estampado, como también se le denomina al hormigón impreso, es un pavimento continuo de bajo relieve y con la superficie pigmentada capaz de simular las piezas y texturas más variadas: adoquines, ladrillo, piedra, pizarra, baldosas e incluso madera, entre otros.

Un material de construcción que se usa especialmente en el ámbito de la pavimentación de aceras, terrazas, parques, jardines, garajes, centros comerciales, entradas a viviendas residenciales o en el contorno de las piscinas. De ahí que se conozca como pavimento impreso, ya que esta técnica decorativa se emplea principalmente sobre paramentos horizontales.

La versatilidad que permite este pavimento continuo decorativo y su durabilidad, son algunas de las claves de su éxito. Un hormigón impreso que se aplica tanto en superficies interiores como en superficies exteriores. No obstante, cabe remarcar que también se pueden estampar moldes sobre paramentos verticales. Esta otra técnica recibe el nombre de hormigón impreso vertical.

Ventajas del hormigón impreso

El hormigón impreso no tiene límites en cuanto a formas y colores se refiere. Una personalización en el diseño de la que no pueden presumir todos los materiales. Asimismo gracias a su capacidad de imitar el parqué, la piedra, el ladrillo o la madera, entre otros, se pueden crear proyectos únicos.

A estas ventajas del suelo de hormigón impreso, hay que sumar su maleabilidad, resistencia y durabilidad. Por ello presenta campos de aplicación tan variados. Garajes, terrazas, centros comerciales, viviendas y muchas otras superficies. Fachadas, paredes y suelos de hormigón impreso que no requieren de limpieza y mantenimiento especiales.

Durabilidad y resistencia

el hormigón impreso es uno de los pavimentos más duraderos que existen gracias a su elevada resistencia al tránsito. De ahí que se apueste tanto por este material para recubrir calzadas, parques, garajes o entradas a zonas residenciales. Asimismo es un revestimiento decorativo que soporta los cambios continuos de temperatura y los rayos UV. Se adapta a las diferentes condiciones climatológicas, incluso a las heladas. Si se lleva a cabo una correcta aplicación y un uso adecuado, un suelo de hormigón impreso puede llegar a durar más de 20 años.

hormigón impreso gris en pavimento de vivienda
hormigón impreso en suelo de terraza

Gran variedad de acabados

El hormigón impreso es altamente personalizable. Ofrece multitud de acabados, formas y texturas en función de los moldes de hormigón impreso utilizados. Pero también de los pigmentos elegidos para dar color al molde en cuestión. Existe la posibilidad de combinar varios pigmentos para obtener resultados finales aún más espectaculares. Una versatilidad gracias a la cual se utiliza como pavimento pero también como revestimiento de paredes y fachadas.

Rápida ejecución

La instalación del hormigón impreso es rápida y sencilla. Al tratarse de un mortero continuo, se reducen los tiempos de ejecución en comparación con otras alternativas del mercado. Las formas geométricas más complejas, requerirán de un mayor plazo.

operario talochando suelo de hormigón
operario limpiando pavimento de hormigón impreso

Bajo mantenimiento

Preservar el óptimo estado del hormigón impreso no es tan exigente como otros materiales. Basta con lavar la superficie de vez en cuando para evitar la acumulación de la suciedad. Y renovar la capa de barniz cada 2 o 3 años, especialmente en pavimentos que sufren bastante desgaste por la rodadura de vehículos.

Beneficios hormigón impreso

icon

Acabados personalizados

Los moldes de hormigón impreso ofrecen combinaciones y texturas infinitas.

icon

Resistencia ciclos frío-calor

Los cambios de temperatura extremos no afectan al pavimento impreso.

icon

Impermeable y antideslizante

Con el uso de moldes y barnices específicos, el hormigón estampado garantiza un acabado impermeable y antideslizante.

icon

No decolora

Los colores de hormigón impreso están compuestos por pigmentos inorgánicos resistentes a la luz solar. Por eso, con el transcurso del tiempo no se degradarán ni decolorarán.

icon

Uniformidad

El hormigón impreso se ajusta a la perfección a todos los terrenos, incluso los que presentan irregularidades o formas variadas.

icon

Evita el crecimiento de la maleza

El hormigón impreso, al formar un pavimento estilo losa y no tener juntas y espacios, impide el crecimiento de la maleza.

icon

Versatilidad en interiores y exteriores

Puede utilizarse de muchas formas en interiores y exteriores. Tanto como sistema de pavimentación como revestimiento de paredes y fachadas.

icon

Larga vida útil

El suelo de hormigón impreso posee una mayor resistencia y durabilidad que muchos otros materiales.

Especialistas en hormigón impreso

Transformar espacios con el hormigón impreso de Topciment es todo un arte.

Con nuestros más de 150 moldes de hormigón impreso lograrás creaciones únicas.

Ofrecemos soluciones decorativas de alto valor añadido.

Pavimentos impresos y paredes capaces de imitar la madera, la pizarra, la piedra natural o el ladrillo. Las superficies adquieren otra dimensión.

Como especialistas en hormigón impreso, respondemos a las necesidades del sector. Fabricamos productos de calidad tanto para ejecutar obras desde cero como para renovar y/o reparar las ya preexistentes.

Una amplia oferta de productos para hormigón impreso que contempla morteros, barnices, pigmentos, desactivantes o limpiadores, entre otros. Te ayudamos a hacer realidad tus proyectos. Pide asesoramiento sin compromiso.

Solicitar más información

Moldes hormigón impreso

Los moldes son un elemento básico para llevar a cabo esta técnica decorativa. Su estampación en los pavimentos y revestimientos verticales es lo que permite obtener texturas y dibujos de lo más variados.

Las soluciones decorativas que ofrecen nuestros más de 150 moldes de hormigón impreso son ilimitadas. Una gama de lo más completa en la que algunas de las formas más destacadas son: moldes abanicos, moldes adoquines, moldes baldosas, moldes calzadas, moldes ladrillos, moldes losas o moldes piedras.

Moldes de hormigón impreso en constante creación para ofrecer patrones y diseños cada vez más creativos si cabe. Lograr acabados como la piedra irregular, los adoquines clásicos e incluso la madera no puede ser más fácil que con IMACEM.

Conócelos a todos y da rienda suelta a tu imaginación.

Ver moldes
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde
molde

Colores hormigón impreso

El hormigón impreso es un revestimiento continuo en el que se pueden combinar todos los colores habidos y por haber. Desde colores neutros como el blanco, el negro, gris o beige, hasta tonalidades más intensas y atrevidas como el rojo, verde o azul.

Para colorear el hormigón impreso se emplean pigmentos inorgánicos, porque son resistentes a los álcalis, a la radiación solar y a la intemperie. Factores climatológicos a los que se ve expuesto este material de construcción. Por eso es tan importante contar con colores de calidad que eviten sorpresas desagradables como la decoloración con el paso del tiempo del pavimento o fachada.

En Topciment hemos creado cuatro líneas distintas de colores de hormigón impreso. Pigmentos que dotan de color al mortero transformando su aspecto y que pueden utilizarse sin preocupaciones en exteriores. Arcocem, que así se llama la familia de nuestras pastas pigmentarias, son muy resistentes a los efectos de la luz solar así como a los productos de limpieza.

Con nuestros colorantes podrás colorear el hormigón impreso con plenas garantías. Blanco, gris, plata, negro, marrón, azul, verde o rojo son solo algunos de los muchos colores de hormigón impreso que podemos ofrecerte. Asimismo, muchos de nuestros productos presentan su propia carta de colores.

Ver colores

Renueva múltiples espacios con hormigón impreso

El hormigón impreso es una alternativa a los materiales arquitectónicos más tradicionales. Nos referimos a la madera, al terrazo, a la cerámica. Una técnica decorativa que conforma una elección más económica de realizar y también de mantener en el tiempo.

Un recubrimiento que posibilita jugar con el relieve y estampado y que está más indicado para colocarse en zonas exteriores, especialmente en suelos de zonas públicas. En función del método de aplicación y la práctica que se le vaya a dar, existen cuatro tipos de hormigón estampado.

Suelos de hormigón impreso en exteriores: calzadas, aceras, parques, terrazas, jardines, patios, centros comerciales, aparcamientos, entradas a zonas residenciales, etc.

Suelos de hormigón impreso en interiores: aunque son menos frecuentes, en los últimos años se ha disparado su uso en viviendas, polideportivos, restaurantes, hoteles y locales comerciales.

Hormigón impreso en piscinas: la resistencia a la humedad del hormigón impreso, su carácter antideslizante y un toque decorativo único lo convierten en uno de los materiales más recomendados para recubrir el entorno de la piscina. Por ello el hormigón impreso en piscinas es tan popular.

Hormigón impreso vertical: lo encontramos en fachadas, muros y paredes de casas residenciales y edificios patrimoniales como museos.El contraste estético del hormigón impreso vertical es espectacular. Su proceso de ejecución se diferencia un poco del sistema de pavimentación.

PAVIMENTOS IMPRESOS

Crea espacios de ensueño con pavimentos impresos. Apuesta por esta técnica decorativa e innova en zonas comunes y casas residenciales. Renueva parques, jardines, plazas, terrazas, centros comerciales, aparcamientos y mucho más.
Ver galería

IMPRESO VERTICAL

¿Quién dijo que el hormigón impreso es solo para suelos? Reforma paramentos verticales de viviendas privadas y negocios, fachadas e incluso edificios históricos como museos. Logra acabados finales de lo más singulares con el hormigón impreso vertical.
Ver galería

PISCINAS
HORMIGÓN IMPRESO

Pocas soluciones decorativas son tan sobresalientes para renovar la playa de la piscina como el hormigón estampado. No solo por la gran variedad de diseños y texturas disponibles, sino por la posibilidad de acabados impermeables y antideslizantes que el hormigón impreso para piscinas ofrece.
Ver galería

aplicacion

Cómo aplicar hormigón impreso

1. Preparar la superficie

2. Vertir el hormigón

3. Alisar, nivelar y fratasar

4. Espolvorear el endurecedor de color

5. Talochar

6. Aplicar el desmoldeante

7. Imprimar el molde impreso

8. Retirar el desmoldeante

9. Limpiar la superficie

10. Aplicar el barniz

Continuar

Preguntas frecuentes sobre hormigón impreso

Además de ser un material de construcción muy estético, el hormigón estampado destaca por su versatilidad.

El hormigón impreso se aplica sobre todo en suelos. Algunos de los pavimentos impresos más comunes los encontramos en calzadas, aceras, centros comerciales, parques, plazas, jardines, aparcamientos al aire libre, patios o entradas a zonas residenciales.

Pero también hay suelos de hormigón impreso en interiores de grandes naves y superficies como polideportivos, locales comerciales o restaurantes. Por no hablar del hormigón impreso para piscinas, uno de los tipos de aplicación del hormigón estampado más recurrentes.

Aunque no es tan conocido, esta solución decorativa también puede aplicarse en fachadas, muros y paredes interiores y exteriores. Esto es lo que comúnmente se llama hormigón impreso vertical.

La aplicación del hormigón impreso varía en función de la superficie a revestir. La aplicación del pavimento impreso, tanto interior como exterior, se realiza de una manera determinada; mientras que la aplicación del hormigón impreso vertical se ejecuta de otra distinta. En esta página te explicamos el paso a paso de cada una de ellas.

La alta durabilidad del hormigón La aplicación del hormigón impreso varía en función de la superficie a revestir. La aplicación del pavimento impreso, tanto interior como exterior, se realiza de una manera determinada; mientras que la aplicación del hormigón impreso vertical se ejecuta de otra distinta. En esta página te explicamos el paso a paso de cada una de ellas.

No es fruto de la casualidad que cada vez más personas apuesten por el hormigón impreso en piscinas por su condición de antideslizante. Una de las opciones más aconsejables para cubrir tanto el borde de la piscina como los alrededores y evitar caídas. Siempre que se use, eso sí, un barniz que le dote de este acabado.

Además, estéticamente es más vistoso ya que el pavimento impreso es capaz de imitar la piedra o madera, entre otros materiales nobles.

La impermeabilidad es una de las particularidades de los pavimentos de hormigón impreso, por lo que puede aplicarse en zonas expuestas a lluvias ya que no deja pasar el agua evitando así filtraciones y problemas derivados. Una cualidad por la cual las piscinas de hormigón impreso están al alza. Eso sí, es muy importante la aplicación de un barniz que le confiera de dicha propiedad.

El precio del hormigón impreso depende de múltiples factores. Desde la calidad de los materiales empleados o los moldes, hasta los colores elegidos, la mano de obra y la complejidad de la obra a realizar. Pero también de las texturas y acabados finales. De esta manera, el precio por metro cuadrado del hormigón impreso varía mucho en función de estos elementos.

La resistencia y la durabilidad son dos características que comparten el hormigón impreso y el hormigón pulido. Ambos son pavimentos ideales para las superficies de alto tránsito por su gran resistencia e inalterables a los cambios de temperatura extremos. Depende del uso, la superficie que se vaya a recubrir y las necesidades particulares de cada persona, es más recomendable utilizar un tipo de hormigón u otro. Estas son las principales diferencias entre el pavimento impreso y el pavimento pulido:


  1. En el impreso se utilizan moldes para estampar en la superficie diferentes dibujos y texturas, por lo que en la capa superficial del hormigón estampado se encuentran las formas que se han aplicado con dichos moldes. Por el contrario, la capa superficial del hormigón pulido es totalmente lisa y continua ya que no se emplean moldes.
  2. El grosor que presenta la capa de hormigón pulido es ligeramente superior a la del hormigón impreso.
  3. El hormigón pulido es un material con una gran demanda para las superficies interiores, sobre todo en viviendas particulares. En cambio, encontramos pavimentos de hormigón impreso tanto en exteriores como interiores e incluso hormigón impreso vertical en paredes, fachadas o muros.
  4. Las técnicas de acabados son totalmente diferentes. Mientras que el pavimento impreso posee un acabado con relieve y texturas, el hormigón pulido ofrece un acabado mucho más liso y sin texturas ya que no requiere de moldes.

Las técnicas de acabados son totalmente diferentes. Mientras que el pavimento impreso posee un acabado con relieve y texturas, el hormigón pulido ofrece un acabado mucho más liso y sin texturas ya que no requiere de moldes.

Si con el paso del tiempo te cansas del hormigón impreso, podrás quitarlo sin problemas. La manera más práctica es utilizar la superficie existente como pavimento de hormigón y poner encima lo que quieras. Por ejemplo, podrás colocar adoquines, gres, loza, azulejo o microcemento, entre otros.

Otra forma para quitar el hormigón impreso, aunque algo más tosca y que se utiliza sobre todo en grandes obras, es la de destruir la superficie con un martillo compresor o perforador.

El tiempo de duración de una instalación de hormigón impreso depende de múltiples factores: metros cuadrados a recubrir, los acabados que se busca conseguir, la superficie en la que se va a verter el hormigón estampado o el grado de inclinación de dicha superficie, ya que es necesario nivelarla. Teniendo en cuenta todos estos elementos, la instalación de un suelo de hormigón impreso puede durar aproximadamente una semana.

El hormigón impreso no requiere de una limpieza exhaustiva, aunque depende del grado de suciedad del pavimento o paramento vertical. En principio, será suficiente con limpiar la superficie cada 3 meses. Recomendamos para ello utilizar nuestro limpiador detergente Ecoclean Pro . Aclarar a continuación con agua a presión.

El mantenimiento del hormigón impreso no requiere de mucha complejidad, ya que es un tipo de revestimiento muy resistente cuya durabilidad puede incluso superar los 20 años. En el caso de que con el transcurso del tiempo el pavimento impreso haya perdido algo de color o empiece a hacerse notar el cemento, es recomendable aplicar una resina mezclada con el pigmento del suelo.

Aunque esta es la opción más empleada, nosotros recomendamos como especialistas aplicar Covercem® Stone. Un mortero de renovación estético y con un aspecto muy natural que es idóneo para renovar el hormigón que ha perdido el color de antaño o algo de dureza. Además, ofrece una mayor resistencia que aplicar únicamente una resina.

Las grietas o fisuras en el hormigón impreso pueden aparecer por diversas causas. Desde un exceso de carga sobre el suelo, una malla de acero mal colocada o la ausencia de ésta, hasta la deficiente compactación del terreno antes del hormigonado, entre otras.

A continuación, te explicamos el paso a paso para reparar una grieta o fisura en el hormigón impreso:

  1. Limpiar en profundidad el área del pavimento o paramento vertical que es necesario reparar, con especial hincapié en el interior de la fisura o grieta. Si es necesario aspirar el polvo que haya podido almacenarse dentro de la misma.
  2. Rellenar generosamente la fisura o grieta con una masilla de reparación para hormigones. Ésta puede ser flexible (masilla acrílica o de poliuretano) o cementosa. Si hiciera falta, abrir bien la grieta para permitir la entrada del producto de reparación.
  3. Ha llegado el momento de renovar el acabado superficial del hormigón impreso. Para ello, aplicar Covercem® Stone o Covercem® Monocrom en el color que queramos.
  4. En el caso de utilizar el Covercem® Monocrom, es necesario llevar a cabo previamente una decapación de la superficie con nuestro Ecoclean Stripper. Después habrá que limpiar el pavimento con agua a presión.
  5. Cuando esté completamente seco el Covercem®, aplicar acto seguido los selladores Sealcem® WT o Sealcem® DSV en función del brillo o acabado deseado.

Aunque el hormigón estampado es un pavimento continuo decorativo muy resistente, con el paso del tiempo se puede producir una pérdida de color o brillo en sus acabados a causa de la erosión, la lluvia, el sol o un mal uso del mismo.

Un problema que tiene fácil solución. A continuación te explicamos cómo recuperar el color o brillo del hormigón impreso:

  1. Limpiar bien la zona que se quiera renovar del hormigón impreso. Para ello se recomienda el uso del limpiador detergente Ecoclean Pro, siguiendo las indicaciones dadas anteriormente.
  2. Una vez el suelo o pared estén secos por completo, aplicar a los selladores Sealcem WT T o Sealcem DSV en función del brillo o acabado deseado. Se aplicarán como mínimo dos manos del sellador elegido. En el caso concreto del barniz Sealcem® WT, se puede pigmentar con nuestra gama de colorantes Arcocem®.

El último paso de la técnica decorativa del hormigón impreso consiste en la aplicación de un barniz. Un producto fundamental que no solo protegerá al nuevo revestimiento de los impactos y condiciones climatológicas, sino que prolongará el buen aspecto del mismo.

Un barniz que, en algunas ocasiones, realza el color del pavimento o paramento vertical al tiempo que aumenta sus resistencias. Por norma general, esta resina se aplica cada dos o tres años. La finalidad no es otra que recuperar el brillo perdido con el paso de los años y reforzar las resistencias.

En Topciment hemos desarrollado una línea de barnices específicos llamada Sealcem®. En esta página (link no follow) te explicamos cómo barnizar el hormigón impreso, paso a paso.

Como el hormigón impreso es una superficie texturada/texturizada, para eliminar el sellador o barniz de la superficie es necesario decaparlo. Para ello, utilizar nuestro producto Ecoclean Stripper. Los pasos a seguir son:

  1. En primer lugar hay que decapar el revestimiento de hormigón impreso para dejarlo en las mejores condiciones posibles. Con un rodillo o brocha aplicar nuestro decapante en gel Ecoclean Stripper hasta que la superficie quede bien cubierta.
  2. Cuando la superficie esté perfectamente decapada, se cubrirá por completo con plástico durante 1 hora. Periodo que hay que garantizar para evitar que se reseque el decapante y favorecer que pueda actuar en profundidad.
  3. Una vez se proceda a retirar el plástico, se limpiará la superficie con agua a presión.
  4. Después de comprobar que el hormigón impreso esté seco, es momento de sellar la superficie nuevamente con nuestros barnices Sealcem® WT o Sealcem® DSV o bien con nuestra gama de productos Covercem®..

Un mal uso del hormigón impreso puede ocasionar un deterioro importante con el paso del tiempo. En el caso de que precise una reparación considerable, este es el protocolo de actuación:

  1. Limpiar bien la zona a reparar. Se recomienda utilizar el limpiador detergente Ecoclean Pro o Ecoclean Construction. En función del grado y tipo de suciedad existente, utilizar uno u otro. Dejar actuar el limpiador especializado entre 5 y 15 minutos. Cepillar después con un cepillo de cerdas y, a continuación, enjuagar con agua a presión.
  2. Cuando la superficie esté completamente seca, será el turno de reparar el hormigón impreso. Recomendamos el mortero Covercem® Stone en el color elegido. Aplicar dos manos, dejando un tiempo de secado de entre 4 y 8 horas entre capa y capa, cubriendo bien la superficie. Dejar secar entre 24 y 48 horas después de aplicar la segunda mano.
  3. En el caso de querer un acabado más fino, habría que aplicar los consolidantes minerales Covercem® Monocrom o Covercem® Restaura para reparar el hormigón impreso dañado. Previamente, decaparíamos el suelo con nuestro Ecoclean Stripper. Tras la limpieza de la superficie con agua, procederíamos a recubrir la superficie con dos manos de Covercem®. Dejar secar 2 horas entre capa y capa, 24 horas después de la segunda mano y justo antes de aplicar el sellador.
  4. Una vez seco el Covercem® Stone, el Covercem® Monocrom o el Covercem® Restaura, aplicar a continuación los selladores Sealcem® WT o Sealcem® DSV en función del brillo o acabado deseado.
  5. Si además de reparar el hormigón impreso se busca aportar un carácter hidrófugo al revestimiento, aplicar dos manos de Covercem® Xtrem. Dejar secar entre 4 y 8 horas entre capas. Después, pulir. Este consolidanta mineral, ideal para pulir, mejorará la protección de la superficie frente al agua y los agentes atmosféricos.

En el caso de un revestimiento de hormigón estampado deteriorado y con falta de color, pintarlo puede ser la mejor solución para que vuelva a lucir como el primer día. Es muy importante evaluar los daños para acertar con el adecuado tratamiento.

Si por ejemplo el pavimento impreso o pared tan solo ha decolorado o se quiere cambiar el color por las razones que sean, nosotros recomendamos dos métodos para pintar el hormigón impreso. Utilizar nuestro nuestra pintura Sealcem® DSV Colour o bien nuestros pigmentos y pastas pigmentarias Arcocem®.

Ahora bien, si además de la pérdida de color la superficie acusa de daños mayores y por tanto requiere de una reparación, el método sería muy distinto. En este caso particular, habría que emplear la familia Covercem®. Se tratan de recubrimientos consolidantes minerales que no solo subsanan los desperfectos del suelo de hormigón impreso o fachada, sino que le otorgan color para recuperar así la vigorosidad del hormigón estampado inicial.